6 min read

Creencias y mentores

Turn the Ship Around! y un filtrado en Chemex. Foto de Instagram.

Hola, 👋

Para cortar la semana, te comparto 5 cosas que me dejaron pensando y 1 pregunta para masticar:

  1. Simon Sinek compartiendo el hábito que impulsó su carrera:

    “En cuanto empecé a hablar sobre lo que creo y dejé de hablar sobre lo que hago, todo cambió al instante. Por ejemplo, si voy a una cena y alguien me pregunta '¿qué hacés?', y realmente respondo a esa pregunta, si tengo suerte, tal vez el 10% de la gente realmente estará interesada en lo que digo. Pero si hablo sobre lo que creo, sobre cómo veo el mundo, las personas que creen lo mismo que yo van a sentirse automáticamente atraídas, y las que no, simplemente no les va a importar y se van a alejar. Y los que se sienten atraídos hacia mí me van a decir cosas como 'hay alguien a quien necesito presentarte'”.

    ¿Qué creo yo?

    Creo que el liderazgo no debería ser un misterio ni algo exclusivo para quienes están en altos cargos. El liderazgo es más que simples títulos en organizaciones; es la capacidad de influir en otros, de motivarlos a ver las cosas de una nueva manera. También es enseñar valores a nuestros hijos e inspirar a nuestros seres queridos.

    Pero hay una razón más fuerte por la cual el mundo del liderazgo debería ser más claro y accesible: todos necesitamos ser líderes de nuestra propia vida. De lo contrario, estaremos a la deriva. Para vivir con intención, necesitamos aprender a liderarnos a nosotros mismos primero.

    Líder no se nace, se hace. Y el primer paso es asumir responsabilidad por nuestras acciones y decisiones.

  2. Una conversación en WyeWorks me dejó reflexionando sobre cómo algunas identidades pueden afectarnos negativamente sin que lo notemos. James Clear, autor de “Atomic Habits”, explica:

    “La clave para crear hábitos duraderos es centrarse primero en formar una nueva identidad. Lo que hacés ahora simplemente refleja cómo te ves a vos mismo, ya sea de manera consciente o inconsciente. Para cambiar tu comportamiento de manera definitiva, necesitás empezar a creer cosas nuevas sobre vos mismo. Tenés que construir hábitos basados en esa identidad”.

    Si yo me creo lector, es probable que actúe como tal. Al ser parte de mi identidad, será natural para mí hacer lo que ese tipo de persona haría: leer. Pero si yo me veo como “el que nunca termina un libro” y se lo repito una y otra vez al mundo, estaré reforzando una identidad que me aleja de la lectura.

    Me pasó a mí. Hasta hace algunos años, no era capaz de leer ni un libro de 30 páginas. Ya ni lo intentaba porque era algo que creía que no debía hacer. Pero todo cambió cuando descubrí que, al leer libros, podía aprender cosas para mejorar en mi trabajo. Podía descubrir técnicas de comunicación, ejemplos de liderazgo y consejos para gestionar emociones. Rápidamente, la lectura paso a ser una actividad diaria que, por un tiempo, me resultó extraña -¿estoy leyendo, yo?-. Con el tiempo, comencé a sentirme un lector y actuar como tal se volvió natural. Compro libros y también los leo.

    Para cambiar una creencia, Clear propone dos pasos: “primero, decidí qué tipo de persona querés ser y, luego, demostrátelo a vos mismo con pequeños logros”. En mi caso, creo que me salteé el primero.

  3. Jason Fried sobre la búsqueda de mentores:

    “Podés aprender algo de todos y dejarte influenciar por cualquiera. Mientras todos parecen estar buscando un mentor con quien charlar, podés aprender un montón de gente que ni siquiera sabe quién sos y que probablemente nunca vas a conocer en persona. Pero podés estudiarlos y aprender de ellos. Y, de paso, no siempre tiene que ser una persona en particular, sino cualquier situación a la que estés abierto. Por ejemplo, la forma en que charlás con un jardinero y te habla de una flor, y decís: "Uh, nunca había pensado en las flores de esa manera". Puede ser solo una interacción de un minuto, pero eso puede inspirarte y dejarte pensando”.

    Estamos rodeados de mentores. Notarlos y aprender de ellos depende de nosotros. Cultivar una mentalidad de crecimiento me ha ayudado a detectarlos con mayor frecuencia. Haciendo referencia al punto anterior sobre la identidad, me identifico como “alguien que siempre busca aprender algo nuevo”, lo cual me lleva a estar atento a cualquier oportunidad que se presente en mi camino.

  4. El valor del esfuerzo, por Rafa Nadal:

    “Más allá del resultado final, incluso si es negativo, el esfuerzo siempre vale la pena. Porque en el camino siempre habrás aprendido cosas y, sobre todo, cuando termines, tendrás, a mi parecer, lo más importante: la satisfacción personal de haber hecho todo lo que estuvo en tus manos para que las cosas salieran de la mejor manera posible. Cuando eso se logra, el resultado final deja de ser tan importante”.

    Me recordó a la definición de éxito de John Wooden: “la paz mental que se obtiene únicamente a través de la satisfacción personal de saber que hiciste el esfuerzo para dar lo mejor de lo que eres capaz”. Entregar el cien por ciento en cada situación no solo está en nuestra esfera de control, sino que también parece llevarnos hacia la satisfacción personal.

  5. “La gente inteligente aprende de todo y de todos, la gente común de sus propias experiencias, y los tontos ya creen tener todas las respuestas”. — Sócrates

    Las palabras de Sócrates revelan el valor de desarrollar una mentalidad de crecimiento y de tomar conciencia de los mentores que nos rodean.

¡Buen provecho!
Rodri


Para masticar...

¿Qué identidad te puede estar jugando en contra?