4 min read

Agujeros, no taladros

Agujeros, no taladros
“La gente no compra taladros, compra agujeros”. — Theodore Levitt

¡Hola! 👋

Para cortar la semana, te comparto 5 cosas que me dejaron pensando y 1 pregunta para masticar:

  1. John C. Maxwell describiendo el impacto de un gran mentor:

    “Quién te guía es tan importante como lo que dice. Lo que dicen te enseñará, te dará información. Quiénes son te cambiará. Es contagioso. Porque ves, cuando estás rodeado de gente grande, te hacen sentir más grande. Y cuando estás rodeado de gente pequeña, te hacen sentir más pequeño”.

    Me recuerda a la regla 7-38-55 de Albert Mehrabian, que dice que el 7% del significado de un mensaje se transmite a través de las palabras, el 38% se transmite a través de las señales vocales (como el tono de voz, el ritmo y la entonación) y el 55% se transmite a través de la comunicación no verbal (como el lenguaje corporal, las expresiones faciales y los gestos).

    Cuando la persona que te inspira está a tu lado, sus palabras no son necesarias. Con su sola presencia te está mostrando lo que podrías llegar a ser. Tu potencial se despliega ante vos. Tal vez sea su resiliencia lo que te impacta, o su forma de gesticular al comunicar. Ahí tenés un fragmento de visión para tu vida, algo a lo que aspirar, algo que te da dirección. Aprovechalo.

  2. La recomendación de Theodore Levitt, profesor de marketing de la Universidad de Harvard, para vender mejor:

    “La gente no quiere comprar un taladro de un cuarto de pulgada; quieren un agujero de un cuarto de pulgada. La gente no compra taladros, compra agujeros. Vendé el agujero, no el taladro”.

    Siguiendo la línea de Simon Sinek, “La gente no compra lo que hacés, sino 'por qué' lo hacés”. Ya sea frente a colegas, clientes, amigos y familiares... ¿cómo estás presentando tus ideas? ¿Estás vendiendo el agujero o el taladro?

  3. “Cuando escucho a la gente decir: '¿Cómo dejo de preocuparme por lo que piensan los demás?', lo traduzco por ellos. Lo que realmente están preguntando es: ¿Cómo manejo mejor lo que piensan los demás?”— Mark Manson

    Últimamente, se ha vuelto popular expresar ideas como “No debería importarte lo que piensen los demás”, lo cual considero un poco riesgoso. Entiendo la intención positiva detrás de esto: motivarte a vivir tu vida de acuerdo con lo que te resuena. Sin embargo, frases como estas niegan un aspecto fundamental de nuestra naturaleza humana: el hecho de que sí nos importa lo que piensan los demás.

    Al cambiar el enfoque de “no preocuparme por lo que piensan los demás” a “gestionar mejor lo que piensan los demás”, dejamos de perseguir lo inalcanzable. Es como el jinete que reconoce y aprende a domar a su caballo, en lugar de pretender que no existe.

  4. Un estudio sobre el impacto del principio de propiedad (ownership) en la cooperación internacional entre países:

    “El nivel de propiedad se determina por quién inicia, formula y gestiona algo, y tiene menos que ver con lo que se inicia, formula y gestiona”.

    Quien se va a sentir dueño de la iniciativa, quien no dejará de pensar en ella, es quien da el primer paso: el Source. Si queremos que otros sean dueños de una tarea, proyecto o iniciativa, debemos apelar al espíritu de Source en ellos (sourcismo). Buscar la manera de que sean ellos quienes inicien y definan la tarea, y no nosotros quienes se la entreguemos en bandeja.

  5. “Si alguna vez querés ver cuán rápido se puede hacer algo, NECESITALO en lugar de desearlo”. — Jason Fried

    Cuando realmente necesito algo, doy los pasos necesarios para conseguirlo. Esa necesidad me ayuda a superar cualquier barrera mental en mi camino. Además, me mantiene alerta y constante en el tiempo. Mientras esa necesidad no esté satisfecha, no voy a dejar de avanzar.

¡Buen provecho!
Rodri


Para masticar...

¿Cómo estás presentando tus ideas?

¿Estás vendiendo el agujero o el taladro?

🍽️
Masticar: meditar, rumiar. Considerar despacio y pensar con reflexión. “Masticar un bocado”.

El ebook que te deja pensando...

Un compilado de 52 bocados “de la casa”, que ya dejaron masticando a varios de mis seguidores. Diseñados para un mundo que nos tiene siempre ocupados. Podés leerlos de principio a fin, picotear uno cada tanto, o incluso aprovecharlos para ejercitar el hábito de masticar a diario.

¡Descargalo gratis!