7 min read

David Foster Wallace y la atenci贸n

David Foster Wallace y la atenci贸n
David Foster Wallace en el a帽o 2006. Foto por Steve Rhodes.

隆Hola! 馃憢

Mi pasi贸n por el tenis me llev贸 a descubrir a David Foster Wallace, un escritor estadounidense. Uno de sus ensayos de no ficci贸n, en el que transmite la experiencia de ver jugar a Roger Federer, fue mi puerta de entrada a su trabajo. Recientemente, escuch茅 a Mark Manson, autor de 鈥The Subtle Art of Not Giving a F*ck鈥, hablar maravillas de un discurso de graduaci贸n que Wallace dio en Kenyon College. Manson lo describi贸 como 鈥una de sus lecturas favoritas de todos los tiempos鈥, lo que me motiv贸 a reexplorar las obras de Wallace.

Al igual que la semana pasada cuando compart铆 los consejos de Hunter S. Thompson, hoy quiero presentarte 6 fragmentos del discurso 鈥淭his is water鈥, los cuales me dejaron pensando. Adem谩s, te invito a leer el discurso completo en su idioma original.

El ebook que te deja pensando...

Un compilado de 52 bocados 鈥渄e la casa鈥, que ya dejaron masticando a varios de mis seguidores. Dise帽ados para un mundo que nos tiene siempre ocupados. Pod茅s leerlos de principio a fin, picotear uno cada tanto, o incluso aprovecharlos para ejercitar el h谩bito de masticar a diario.

隆Descargalo gratis!
  1. Pero el problema del dogm谩tico es exactamente el mismo que el del incr茅dulo: una certeza ciega, una mentalidad cerrada que se traduce en un encarcelamiento tan completo que el prisionero ni siquiera es consciente de su confinamiento.

    El punto aqu铆 es que creo que esto es una parte de lo que realmente se supone que significa ense帽arme a pensar. Ser un poco menos arrogante. Tener un poco m谩s de conciencia cr铆tica sobre m铆 mismo y mis certezas. Porque resulta que un gran porcentaje de las cosas de las que suelo estar autom谩ticamente seguro, est谩n totalmente equivocadas y son ilusiones
    鈥.

    Cuando algo nuevo me interesa, me meto de lleno a explorarlo. Pero meterme tan a fondo tiene sus desventajas. Si no hago un esfuerzo consciente para evitarlo, la pasi贸n y el entusiasmo me llevan a contemplar 煤nicamente los aspectos favorables de un inter茅s y me enceguecen ante lo desfavorable. Act煤o como un fan谩tico. Tengo que desprenderme emocionalmente para poder ver las cosas en su total dimensi贸n y lograr un enfoque m谩s equilibrado.

  2. Aqu铆 hay un ejemplo de lo err贸neo que puede ser algo de lo que suelo estar autom谩ticamente seguro: todo en mi experiencia inmediata refuerza mi creencia profunda de que soy el centro absoluto del universo; la persona m谩s real, v铆vida e importante que hay. Rara vez reflexionamos sobre este tipo de egocentrismo natural y b谩sico porque resulta socialmente repulsivo. Pero es casi lo mismo para todos. Es nuestra configuraci贸n por defecto, instalada en nuestros circuitos desde el nacimiento. Pi茅nsalo: no existe ninguna experiencia en la que no seas el centro absoluto. El mundo, tal como lo experimentas, est谩 siempre ante TI, detr谩s de TI, a tu izquierda o derecha, en TU televisi贸n o en TU monitor. Y as铆 sucesivamente. Los pensamientos y sentimientos de otras personas tienen que transmitirse de alguna forma, pero los tuyos son tan inmediatos, urgentes, reales鈥.

    Cuando todo en la vida pasa por m铆, la empat铆a puede quedar en el olvido. De m铆 depende que eso no pase, y puedo hacerlo haci茅ndole frente d铆a a d铆a a mi 鈥渃onfiguraci贸n por defecto鈥.

  3. 驴Cu谩nto de este trabajo de ajustar nuestra configuraci贸n predeterminada implica conocimiento o intelecto real? Esta pregunta se vuelve muy complicada. Probablemente lo m谩s peligroso de una educaci贸n acad茅mica, al menos en mi caso, es que potencia mi tendencia a sobre-intelectualizar las cosas, a perderme en argumentos abstractos dentro de mi cabeza, en lugar de simplemente prestar atenci贸n a lo que est谩 sucediendo justo frente a m铆, prestar atenci贸n a lo que est谩 ocurriendo dentro de m铆.

    Como estoy seguro de que ustedes ya saben, es extremadamente dif铆cil permanecer alerta y atento, en lugar de hipnotizarse con el constante mon贸logo dentro de tu propia cabeza (puede que est茅 sucediendo justo ahora). Veinte a帽os despu茅s de mi propia graduaci贸n, he llegado gradualmente a entender que el clich茅 de las artes liberales sobre ense帽arte a pensar es en realidad una abreviatura de una idea mucho m谩s profunda y seria: aprender a pensar realmente significa aprender a ejercer alg煤n control sobre c贸mo y qu茅 piensas. Significa ser lo suficientemente consciente y alerta para elegir a qu茅 prestas atenci贸n y c贸mo construyes significado a partir de la experiencia. Porque si no puedes ejercer este tipo de elecci贸n en la vida adulta, estar谩s totalmente perdido
    鈥.

    Cuando un evento me altera, mi reacci贸n es casi autom谩tica; el caballo se descontrola. Me cuesta detenerme y analizar lo que est谩 sucediendo, dentro y fuera de m铆, como para poder atribuirle algo significativo a la experiencia. Pero cuanto m谩s lo practico, m谩s f谩cil se vuelve. Las molestias del d铆a a d铆a son una excelente oportunidad para entrenar este m煤sculo.

  4. 鈥(luego de narrar un d铆a dif铆cil en el supermercado) Todos aqu铆 lo han hecho, por supuesto. Pero todav铆a no ha sido parte de la rutina de vida real de ustedes, los graduados, d铆a tras d铆a, semana tras semana, mes tras mes, a帽o tras a帽o.

    Pero lo ser谩. Y muchas otras rutinas tediosas, molestas y aparentemente sin sentido adem谩s. Pero ese no es el punto. El punto es que tonter铆as peque帽as y frustrantes como estas son exactamente donde entra el trabajo de elegir. Porque los atascos de tr谩fico y los pasillos abarrotados y las largas filas en la caja me dan tiempo para pensar, y si no tomo una decisi贸n consciente sobre c贸mo pensar y a qu茅 prestar atenci贸n, voy a estar enfadado y miserable cada vez que tenga que hacer compras. Porque mi configuraci贸n predeterminada natural es la certeza de que situaciones como esta son realmente todo sobre m铆. Sobre MI hambre y MI fatiga y MI deseo de simplemente llegar a casa, y va a parecer que todo el mundo simplemente est谩 en mi camino
    鈥.

    Cada vez que los sem谩foros se sincronizan en rojo, que un compa帽ero de trabajo hace algo que no nos gusta, o que un familiar o amigo comete un error, podemos entrenar el m煤sculo de la atenci贸n, enfoc谩ndonos en aquello que haga nuestra experiencia un poco m谩s agradable. Las oportunidades est谩n ah铆, escondidas en nuestra rutina.

  5. Por favor no piensen que les estoy dando consejos morales, o que les estoy diciendo que deber铆an pensar de esta manera, o que alguien espera que ustedes simplemente lo hagan autom谩ticamente. Porque es dif铆cil. Requiere voluntad y esfuerzo, y si eres como yo, algunos d铆as no podr谩s hacerlo, o simplemente no querr谩s hacerlo.

    Pero la mayor铆a de los d铆as, si eres lo suficientemente consciente para darte una elecci贸n, puedes optar por mirar de manera diferente a esta se帽ora gorda, de ojos muertos y excesivamente maquillada que acaba de gritarle a su hijo en la l铆nea de caja. Quiz谩s ella no sea normalmente as铆. Quiz谩s ha estado despierta tres noches seguidas sosteniendo la mano de un esposo que est谩 muriendo de c谩ncer de hueso. O tal vez esta misma se帽ora es la empleada de bajos ingresos del departamento de veh铆culos motorizados, que justo ayer ayud贸 a tu c贸nyuge a resolver un problema horrendo e infuriante de burocracia con un peque帽o acto de amabilidad burocr谩tica. Por supuesto, nada de esto es probable, pero tampoco es imposible. Depende de lo que quieras considerar. Si est谩s autom谩ticamente seguro de que sabes lo que es la realidad, y operas en tu configuraci贸n predeterminada, entonces, como yo, probablemente no considerar谩s posibilidades que no sean molestas y miserables. Pero si realmente aprendes a prestar atenci贸n, entonces sabr谩s que hay otras opciones. De hecho, estar谩 en tu poder experimentar una situaci贸n de consumo infernal, atestada, calurosa y lenta, no solo como algo significativo, sino tambi茅n como algo sagrado, inflamado por la misma fuerza que cre贸 las estrellas: el amor, la comuni贸n, la m铆stica unidad de todas las cosas en lo m谩s profundo
    鈥.

    Como dice Wallace, es poco probable que esa se帽ora estuviera enfrentando esos desaf铆os personales. Pero solo el ejercicio mental de considerar esa posibilidad ya puede ser suficiente para cambiar nuestra experiencia en la fila del supermercado de manera positiva. Es entretenido imaginar esas posibles explicaciones en la vida cotidiana... La pr贸xima vez que un desconocido te haga enojar, solt谩 la imaginaci贸n: 驴qu茅 situaci贸n dif铆cil podr铆a estar atravesando en su vida para actuar de esa manera?

  6. Y el llamado mundo real no te desalentar谩 de operar en tus ajustes predeterminados, porque el llamado mundo real de hombres y dinero y poder avanza alegremente en un pozo de miedo, ira, frustraci贸n, deseo y adoraci贸n del yo. Nuestra propia cultura actual ha aprovechado estas fuerzas de maneras que han producido una riqueza y comodidad extraordinarias, as铆 como una libertad personal. La libertad de ser se帽ores de nuestros diminutos reinos del tama帽o de un cr谩neo, solos en el centro de toda la creaci贸n. Este tipo de libertad tiene mucho que recomendar. Pero, por supuesto, hay distintos tipos de libertad, y el tipo m谩s precioso no lo escuchar谩s mencionar mucho en el gran mundo exterior del querer y lograr... El tipo de libertad realmente importante implica atenci贸n y conciencia y disciplina, y ser realmente capaz de preocuparte por otras personas y sacrificarte por ellas una y otra vez, de maneras innumerables, peque帽as y poco atractivas todos los d铆as.

    Eso es la verdadera libertad. Eso es estar educado y entender c贸mo pensar. La alternativa es la inconsciencia, la configuraci贸n predeterminada, la carrera de ratas, la constante sensaci贸n roedora de haber tenido, y perdido, algo infinito
    鈥.

    Masticando estos bocados, me libero de las cadenas de mi 鈥渃onfiguraci贸n predeterminada鈥.

隆Buen provecho!
Rodri


Para masticar...

驴En qu茅 situaciones podr铆as practicar m谩s empat铆a y menos juicio?

馃嵔锔
Masticar: meditar, rumiar. Considerar despacio y pensar con reflexi贸n. 鈥淢asticar un bocado鈥.